Con una calificación de eficiencia del 90 por ciento, no es de extrañar que las estufas de pellets de madera hayan sido tan populares y sigan siéndolo. Estos tipos de estufas de leña independientes son extremadamente eficientes, ya que emiten muy pocos contaminantes y en realidad están excluidos de los requisitos de emisiones de humo de la EPA.

No solo eso. Estas estufas tampoco producen humo. Esto se debe a que los pellets, la principal fuente de combustible de las estufas de pellets, contienen solo alrededor del 4 al 8 por ciento de humedad, lo que explica por qué no se crea humo durante la combustión, lo que lo hace respetuoso con el medio ambiente, otra ventaja adicional.

Además, las estufas de pellets son mucho más convenientes. Aparte del hecho de que la carga de pellets es más fácil, muchas estufas de pellets también vienen con temporizadores o sensores que el usuario puede configurar para agregar combustible automáticamente a intervalos de tiempo específicos o cargar pellets cuando se necesita combustible adicional.

Cómo funcionan las estufas de pellets

Para comenzar, primero cargue pellets en el sinfín o la tolva. La barrena / tolva luego mueve el combustible a la cámara de combustión o la caja de quemados para quemar a una velocidad constante. Esto se logra configurando el temporizador o el sensor como se mencionó anteriormente.

Para tener una idea de cómo funciona una estufa de pellets, considérela como la versión más pequeña y más manejable de “inferno”. Con el bajo contenido de humedad de los gránulos, más el chorro de aire que sopla a través de los gránulos en llamas, los gránulos se queman completamente, creando una explosión de llamas. Incluso con solo unas pocas bolitas, la estufa puede generar mucho calor de manera eficiente.

Este tipo de quema se puede hacer en estufas de leña normales abriendo todos los amortiguadores y permitiendo que el fuego aspire grandes cantidades de aire. Pero esto podría consumir mucho combustible rápidamente y generar demasiado calor del que realmente necesita. Lo mejor de este tipo de estufa es el hecho de que es capaz de controlar la cantidad de combustible y la velocidad a la que se carga en la caja de quemados. Al descomponer el combustible en cantidades más manejables y a un ritmo constante, puede generar suficiente calor mientras desperdicia la menor cantidad de combustible posible.

Inconvenientes y consideraciones

Mientras que una estufa de pellets también tiene su parte de ventajas y desventajas como cualquier estufa de leña independiente, la primera claramente supera a la segunda. Cuando compre uno, es mejor tener en cuenta las fortalezas y debilidades, especialmente al elegir entre una estufa de pellets con alimentación inferior o superior.

Además, cuando se trata del tamaño de su estufa de pellets, es mejor obtener la opinión de un distribuidor experto que pueda presentarle con precisión los factores que lo ayudarán a determinar la opción correcta para su hogar.

Deja una Respuesta