La vida moderna depende mucho de una serie de electrodomésticos. Como tal, dedica mucha atención y esfuerzo a seleccionar los productos adecuados y hacer una inversión razonable para comprarlos.

Después de instalar los aparatos, espera que ellos hagan su vida más cómoda y le sirvan durante los próximos años. Para garantizar su rendimiento constante y duradero, es muy importante que cuide de ellos adecuadamente, asegurando una limpieza y un mantenimiento regulares. Lo primero que debe hacer es leer el manual del usuario que acompaña a cada aparato y conocer las instrucciones de uso y los procedimientos de limpieza y cuidado recomendados por el fabricante.

A pesar de tomar todas las precauciones, su electrodoméstico aún puede averiarse. Si el problema es menor, puede reparar el aparato fácilmente. Un problema mayor podría plantear la cuestión de si sería aconsejable reemplazar el producto en lugar de repararlo. Los siguientes punteros pueden ayudarlo cuando se enfrente al dilema de “reparar o reemplazar”.

Edad del dispositivo: Cada dispositivo tiene un ciclo de vida promedio y, si su dispositivo lo supera en el momento en que se descompone, es recomendable que lo reemplacen. Tampoco se recomienda la reparación si el producto se ha vuelto tecnológicamente obsoleto o si hay posibilidades de que se vuelva a descomponer en el futuro.

Costo de reparación / reemplazo: la regla general es que cuando se espera que el costo de la reparación sea más de la mitad del precio de un nuevo dispositivo, es mejor reemplazar el dispositivo roto.

Garantía: Si el aparato está en garantía en el momento en que se descompone, la opción preferida es repararlo. Puede hacer que las reparaciones se realicen sin costo o con cargos significativamente reducidos, pero asegúrese de que un taller de reparación autorizado por la fábrica cubra la garantía.

Para obtener el mejor servicio posible de sus aparatos, debe practicar un mantenimiento preventivo de rutina. Y, en caso de que se requieran reparaciones, contrate a una empresa de reparación de electrodomésticos con buena reputación que haya estado en el negocio durante un tiempo razonablemente largo y en la que se pueda confiar para reparar el producto de manera rápida y eficiente. Verifique los niveles de habilidad de sus técnicos y la capacitación y certificación que han tenido. Pregunte sobre el costo que se cobra por la mano de obra y las piezas, y verifique si la compañía ofrece garantía sobre el trabajo realizado. Antes de contratar a una empresa en particular, asegúrese de buscar en un directorio de empresas locales en línea y buscar algunas compañías confiables de reparación de electrodomésticos en su área. Debe obtener un mínimo de tres estimaciones, comparar las compañías en base a mano de obra, piezas, garantía y precio y elegir la más viable.

Deja una Respuesta