¿Imagina una casa moderna sin refrigerador? Bueno, es difícil pensar qué haríamos sin la refrigeración. Las ciudades modernas en los países desarrollados dependen en gran medida de la refrigeración para mantener los alimentos perecederos frescos y seguros para el consumo diario. La técnica de refrigeración ha afectado a la agricultura, la industria y los estilos de vida a través de los siglos que evolucionaron desde la recolección de hielo hasta los vagones de ferrocarril de temperatura controlada.

Refrigeración es el nombre que recibe el proceso que “elimina el calor de un lugar a otro”, creando un ambiente fresco o frío que tiene muchas aplicaciones, como refrigeradores domésticos, sistemas de aire acondicionado, instalaciones criogénicas y unidades de congelación industrial.

La idea de enfriar bebidas tiene su origen en los antiguos imperios chino y romano. La recolección estacional de nieve y hielo es una práctica que data de antes del año 1000 aC según una colección de letras chinas del período conocido como la dinastía Shih. La siguiente mención de la recolección de hielo es en la época de los judíos y se menciona en el libro de Proverbios en la Biblia. Otras civilizaciones como los egipcios, griegos y romanos hicieron uso de grandes pozos de nieve con ramas de árboles y paja para enfriar las bebidas y mantener la fruta fresca. Pero no fue hasta la cultura persa cuando se menciona el uso de un pozo de hielo llamado Yakhchal; Este puede ser el precursor del almacenamiento en frío de los alimentos para su conservación.

A principios de la década de 1800, el hielo se convirtió en un producto del mercado masivo con una gran mayoría de personas que usaban cajas de hielo para almacenar productos lácteos, pescado, frutas, carne y verduras, allanando así el camino para la aceptación de la tecnología de refrigeración.

Refrigeración – la línea de tiempo

William Cullen, un profesor escocés, fue el primero en examinar la idea de la refrigeración artificial creando un vacío parcial sobre un contenedor de éter dietílico que absorbe el calor del aire circundante. Esto fue en 1755, pero el experimento no tenía una aplicación práctica en ese momento.

En 1758, los profesores Benjamin Franklin y John Hadley investigaron el principio de la evaporación como medio para enfriar rápidamente un objeto mediante la realización de un experimento en la Universidad de Cambridge.

En el año 1820, el científico británico renovado Michael Faraday utilizó altas presiones y bajas temperaturas para licuar el amoníaco y otros gases.

El científico estadounidense Jacob Perkins, que trabajaba en Gran Bretaña en 1834, montó el primer sistema de refrigeración por compresión a vapor de ciclo cerrado. Aunque el prototipo, no patentado, fue el primer sistema conocido que funcionó con éxito, no tuvo ningún éxito comercial.

El físico estadounidense John Gorrie hizo un intento similar en 1842, pero nuevamente fue un fracaso comercial.

El primer sistema de refrigeración por compresión de vapor patentado y práctico que utiliza alcohol, éter o amoníaco se produjo en 1856 y fue construido por James Harrison.

En 1860, Ferdinand Carre de Francia patentó su diseño de sistema de refrigeración por absorción de gas denominado “aqua amoníaco”, el proceso de usar amoniaco gaseoso disuelto en agua.

Mientras tanto, un profesor de ingeniería de la Universidad Tecnológica de Munich en Alemania había estado trabajando en un método mejorado para licuar gases. En 1876 patentó este nuevo proceso que fue posible mediante el uso de gases como el amoníaco, el dióxido de azufre y el cloruro de metilo como “refrigerantes”, una práctica que comenzó a usarse ampliamente hasta finales de los años veinte.

Un refrigerante es una sustancia o producto químico utilizado en un ciclo de calor, como en el caso de la refrigeración, para convertir el líquido en gas.

A principios del siglo XIX, la refrigeración jugó un papel vital en la industria de la distribución de alimentos, primero a través del hielo natural y luego en el hielo fabricado. Muchas empresas de envasado de alimentos y carne en América adoptaron unidades de refrigeración de ciclo de amoníaco para sus instalaciones de almacenamiento.

Con la idea de la refrigeración artificial un gran éxito, surgió la idea de la refrigeración para fines domésticos. Los límites eran grandes debido al tamaño, ya que estaban diseñados para su instalación en camiones, camiones y almacenes, y el factor de seguridad en caso de accidentes de incendio en los que se escapaban o explotaban gases tóxicos.

Refrigeración para el hogar.

En 1911, General Electric (GE) se convirtió en la primera compañía en superar los desafíos de satisfacer las necesidades de refrigeración para el hogar. GE lanzó una unidad doméstica alimentada por gas que eliminó la necesidad de un motor y redujo significativamente el tamaño de la unidad. Sin embargo, la idea de una unidad a gas no fue bien recibida por los clientes eléctricos de GE, por lo que se puso en marcha un marco de modelo eléctrico.

En 1927, se lanzó Monitor Top, el primer refrigerador del mundo en funcionar con electricidad. La idea creó olas con muchas otras compañías que se unieron a su carro en la carrera para mejorar este nuevo invento.

Frigidaire, uno de los principales competidores de GE, entró en la contienda en 1930, sintetizando el freón como un refrigerante. Este fue un invento innovador que permitió el desarrollo de refrigeradores más baratos, livianos y pequeños para uso doméstico. En ese momento, se consideraba que el uso de clorofluorocarbono (CFC) era menos dañino que los refrigerantes más utilizados, como el amoníaco, el cloruro de metilo y el dióxido de azufre. La intención era proporcionar equipos para el hogar más seguros a precios asequibles.

Hoy en día, los refrigeradores domésticos se han convertido en electrodomésticos estilizados con una variedad de diseños, colores y tamaños con diferentes funciones de control de temperatura para satisfacer las necesidades de familias pequeñas, medianas y grandes.

Preocupaciones ambientales

En la década de 1970, cuando el mundo se dio cuenta de las preocupaciones ambientales y el calentamiento global, se descubrió que estos compuestos de CFC reaccionaban con la capa de ozono atmosférica protectora, lo que provocó el uso de CFC como refrigerante según lo establecido en el Protocolo de Montreal de 1987. Hoy en día, los fabricantes han bordado la idea de utilizar refrigerantes ecológicos como los hidrocarburos como un medio para combatir el calentamiento global y reducir el impacto de los gases de efecto invernadero.

Deja una Respuesta