Si eres un amante del té y no puedes pasar el día sin unas cuantas tazas, entonces te has dado cuenta de que invertir tiempo en elegir los aparatos adecuados para hervir agua para tu té es absolutamente valioso. Cuando se trata de té, hay una variedad de calderas en el mercado para elegir, dependiendo de sus preferencias, por supuesto. Este artículo pretende ofrecerle una descripción general de los tipos de hervidores de té que encontrará en los estantes de las tiendas en estos días, así como las ventajas o desventajas que los acompañan.

En general, las teteras se pueden dividir en dos tipos: eléctricas y encimeras. Un hervidor eléctrico es para ti si llevas un estilo de vida extremadamente ocupado y no te importa que una máquina te prepare el té mientras trabajas. Si bien consume menos energía, un hervidor eléctrico es más rápido que el de una estufa normal y es la opción ideal para los estudiantes que viven en dormitorios o para un alojamiento que no incluya una estufa. Además, la mayoría de las calderas eléctricas están equipadas con un filtro de agua incorporado y controles de temperatura automáticos que los hacen extremadamente convenientes para aquellos que viven en el carril rápido. Sin embargo, las teteras de té más tradicionales siguen gozando de una inmensa popularidad, especialmente con aquellos que tienen un enfoque anticuado de su ritual para hacer té.

Las calderas de estufa vienen en una amplia variedad de materiales que van desde el aluminio y el acero inoxidable hasta el vidrio y el ahora popular cobre. Si bien las calderas de aluminio son resistentes cuando se trata de manchas y rasguños, pueden ser costosas y plantear algunas preocupaciones sobre el contenido de metal que se filtra a través del té. Una buena alternativa con una buena relación calidad-precio es el hervidor de acero inoxidable, que tiene poco mantenimiento y también es económico. Sin embargo, es lento para calentar y eso aunque es su único inconveniente. Otra opción popular es el hervidor de vidrio, que es bueno a la vez que barato y económico. Sin embargo, al ser el vidrio, el vidrio se rompe antes y no puede exponerse directamente al calor ni durante un período prolongado. Las calderas de hierro fundido son confiablemente más pesadas, más gruesas y requieren más mantenimiento que las otras para asegurar que sus pinturas no se astillen. También tienen la libertad de oxidarse y, por lo tanto, se debe tener especial cuidado para mantenerlos lo más secos posible en todo momento.

Sin embargo, las calderas de té de cobre se están convirtiendo rápidamente en la rabia de aquellos conscientes de preservar la calidad, el sabor y el aroma de su té. Estos se calientan rápido, son irrompibles, asequibles y agregan una belleza rústica a su cocina o área de comedor. Las calderas de cobre también tienen algunos de los silbidos más fuertes, por lo que seguramente estará alerta cuando el agua esté hervida y lista. El tipo de hervidor que compra realmente se reduce a su preferencia de té en términos de tiempo y esfuerzo. Algunas de las cosas que debe tener en cuenta, como se menciona en el artículo anterior, son el tipo de hervidor que está buscando. Es útil comenzar reduciendo entre la parte superior de la cocina y la de la estufa y sopesar sus opciones a partir de ahí. Otras cosas sobre las que preguntar y decidir son el tipo de pico o manija que desea, o si desea un silbato. ¡Es importante recordar que va a utilizar el hervidor de agua y le gustaría que sea una herramienta sencilla y de bajo mantenimiento que le guste usar!

Deja una Respuesta