La cocción al vapor no es un invento nuevo, se ha utilizado para cocinar durante siglos, se remonta a la antigua China, donde tradicionalmente los alimentos se cocían al vapor en cañas o cestas de bambú. De hecho, este método todavía se usa; los chinos siguen usando el método de la cesta de bambú; en la cocina moderna, un horno de vapor es mucho más versátil y funcional para la vida cotidiana.

Los hornos tradicionales emplean aire caliente, que se genera al calentar elementos en el horno. Los modelos de gama alta también tendrán más características integradas en ellos. Los hornos de convección suelen tener un elemento de calentamiento adicional y un ventilador motorizado adicional, que hace circular el aire caliente, minimizando el aire más frío al lado de los alimentos.

Otra diferencia en un horno de convección es que usualmente tiene fuentes de calefacción superior, inferior y posterior.
Los hornos de vapor, por otro lado, hierven el agua de un depósito incorporado para crear una nube de vapor dentro de la cámara del horno. Este método de calentamiento húmedo es la razón por la cual la cocción al vapor ofrece beneficios significativos.

La cocción al vapor ofrece muchos beneficios, incluyendo tiempos de cocción más rápidos, pero la mayoría de las personas buscan los beneficios para la salud, incluida la retención óptima de vitaminas, nutrientes, sabor, color y textura. Con la cocción al vapor, sus alimentos nunca pueden cocinarse en exceso porque los alimentos absorben solo la humedad que requieren. Los alimentos que se cocinan en un horno de vapor suelen ser mucho más saludables porque no es necesario agregar aceites o grasas en el proceso de cocción.

El mantenimiento y la limpieza en un horno de vapor moderno también suelen ser mucho más fáciles. Simplemente limpie la humedad, ya que cualquier alimento que salga de su plato no se quemará ni se horneará. De hecho, hay bastantes hornos que incluso tienen una función dedicada de “limpieza con vapor” para facilitar la limpieza. Además, los hornos de vapor son extremadamente fáciles de usar y de comenzar. La mayoría de ellos ofrece una gama de guías de cocción integradas, como las temperaturas de cocción recomendadas y las configuraciones de descongelamiento automatizadas.

Los principales beneficios de la cocción en horno de vapor son …

  • Los alimentos cocidos al vapor conservan más de su sabor, textura y color (especialmente cuando se cocinan verduras).
  • Pierdes menos vitaminas, minerales y nutrientes que con la cocción a calor seco. Esto a menudo significa que no es necesario agregar sal o aceite, que es mejor para su salud.
  • La naturaleza húmeda del calor de vapor asegura que los alimentos no se sequen.
  • Diferentes tipos de alimentos pueden compartir el plato sin transferir el sabor de un elemento a otro.
  • Los hornos de vapor son fáciles de mantener limpios y evitan el problema de los derrames al horno asociados con los hornos convencionales.

De hecho, el único inconveniente de ellos es que la naturaleza de calor y humedad de los hornos de vapor hace que no puedan dorar la piel de la carne. Sin embargo, esto no debería detenerlo si está interesado en comprar uno. Por este motivo, muchos fabricantes han lanzado hornos combinados, que ofrecen ambos métodos de calentamiento en un solo aparato. La comida se cocina al vapor y luego se dora con calor seco. Esto combina el beneficio de la cocción al vapor con la piel crujiente y marrón, tan característica de la carne asada.

Deja una Respuesta