Un limpiador de vapor seco es el aparato perfecto para hogares que tienen niños pequeños, mascotas o residentes sujetos a alergias.

Se parece a una aspiradora o limpiadora de alfombras normal, pero utiliza un sistema alimentado por caldera que crea vapor extremadamente caliente para limpiar y desinfectar una amplia gama de superficies en su hogar.

Se llama limpiador de vapor “seco” porque el contenido de humedad del vapor es muy bajo (alrededor del 6%). Este vapor es lo suficientemente poderoso como para matar a los ácaros y hongos en contacto. Entonces, rápidamente comienza a evaporarse y la superficie generalmente se seca en 15 minutos.

Tan poca agua, tanto poder de limpieza

También conocido como limpieza con vapor de vapor seco, el limpiador de vapor seco es similar al artículo tradicional, pero utiliza una pequeña cantidad de agua que se calienta a una temperatura muy alta de 250 grados Celsius o superior.

Al extraer la suciedad, la suciedad, el aceite y el polvo, este vapor limpia y desinfecta eficazmente una variedad de superficies sin la necesidad de detergentes u otras soluciones de limpieza.

Como el vapor debe producirse antes de su uso, los limpiadores de vapor necesitan un período de “calentamiento” de 5 a 15 minutos después de encenderlos.

Del mismo modo, los limpiadores necesitan tiempo para enfriarse antes de que se pueda agregar más agua. Los modelos más sofisticados contienen dos tanques de agua que evitan este problema.

Los modelos de mejor calidad suelen tener un disparador “a pedido” que permite que el vapor se encienda y se apague. Los artículos más baratos carecen de esta característica, lo que resulta en una pérdida de agua y presión de vapor.

Los limpiadores de vapor seco también están disponibles como limpiadores de vapor portátiles o manuales. Estos son útiles pero tienen una capacidad limitada.

Una de las ventajas de estos aparatos es que pueden trabajar tanto en superficies blandas como alfombras y cortinas y superficies duras como baldosas, lechada, ventanas y pisos.

Una amplia gama de accesorios están disponibles para diferentes superficies, incluida la limpieza de grietas y áreas de difícil acceso. Sin embargo, deberá considerar si la superficie puede soportar el intenso calor del vapor.

Son especialmente efectivos para eliminar alérgenos, como la canica, el moho y los hongos, el polvo y los ácaros y las pulgas junto con sus larvas, junto con patógenos como las bacterias.

Los limpiadores de vapor seco no tienen aspiradoras, por lo que a menudo es una buena idea hacer un seguimiento de su sesión de limpieza a vapor con aspiración estándar para eliminar los residuos. Esto se traduce en una limpieza muy completa.

El limpiador de vapor seco es el dispositivo de elección para los propietarios de viviendas que buscan lo último en higiene y vida libre de alergias.

Deja una Respuesta